DIÓCESIS: Objetivo Pastoral Diocesano para el Curso de 2018-2019

La Iglesia, al igual que la sociedad, está en permanente proceso de renovación. Su compromiso con el Señor nos empuja a revisar nuestro testimonio de amor de Dios y los hombres.

El objetivo pastoral de este año pretende ser una recogida de datos, impresiones y sugerencias que permitan establecer metas para los años venideros. Para ello, primeramente se propone, tanto para asociaciones como nuestra cofradía como para fieles a título particular, una conversión pastoral que, como dice el papa Francisco, pasa por la centralidad de Cristo en nuestras vidas a través de la oración y unas acciones, consecuentes con este encuentro con el Señor, que nos lleve a ser una Iglesia en salida, una Iglesia Misionera con los hermanos.

De este núcleo común para todos, parten distintos temas centrados en cada una de las dimensiones de nuestra diócesis. A nuestro particular, la religiosidad popular ocupa su espacio al ser asumido por nuestro obispo como una de las riquezas pastorales de la diócesis y también como uno de los pocos “enganches” de los fieles zamoranos con la Iglesia de Cristo.

El Santo Padre ya afirmó en exhortación apostólica Evangelii Gaudium, o la Alegría del Evangelio, que “las expresiones de la piedad popular tienen mucho que enseñarnos y, para quien sabe leerlas, son un lugar teológico al que debemos prestar atención, particularmente a la hora de pensar la nueva evangelización”. Es, por lo tanto, necesario entender y hacer entender que es la religiosidad popular, así como demostrar que las manifestaciones de esta realidad, como nuestra cofradía, son ante todo expresiones de fe y no simplemente frutos de la tradición social y cultural de nuestra ciudad. La Iglesia diocesana asume que existe una pugna entre la religiosidad popular y el paganismo cultural, pugna en la que necesitamos de la ayuda del Espíritu Santo para demostrar que ser cofrade es una forma válida de ser cristiano. El compromiso con la cofradía, en nivelación con una parroquia, puede ser, porque históricamente lo ha sido, el compromiso con la Iglesia de Cristo.

En definitiva, la religiosidad popular ha pasado de ser un campo de trabajo secundario a, de la mano del Papa Francisco, situarse en el centro de la acción pastoral de la Iglesia.

Enlace Objetivo Pastoral 2018/2019 en la web de la Diócesis